0

Un relato más (propio)

-¿No usas ahora el presente, Mario?
-No, prefiero guardarlo para cuando lo necesite.- Contestó el chico sorprendido.
-Mario, un regalo debe abrirse en el momento, para que la persona que te lo da, vea tu reacción y para que sepas lo que contiene.- A Lucía le daba la sensación de estar explicándoselo a un niño, pero aún así, al acabar, rió divertida por la cara de asombro que se le había dibujado a su amigo.
-Ah! En mi país los presentes son regalos que te mandan los dioses a través de tus parientes o amigos porque prevén que los necesitarás.
 
Este es un texto de 100 palabras que escribí la semana pasada para un concurso que llevan a cabo conjuntamente la cadena de radio SER y la Escuela de Escritores. Me lo recomendó Ana y, evidentemente, aún no he ganado nada. Ella ya ha sido varias veces finalista y sé que algún día ganará y, quizá más de uno. Suerte, genia!
Anuncios
2

Código de la Vida Buena

“Prohibiciones” del Código de la Vida Buena”:

1. Queda prohibido llorar sin aprender.

2. Queda prohibido levantarte un día sin saber qué hacer.

3. Queda prohibido tener miedo a tus recuerdos.

4. Queda prohibido no sonreír a los problemas.

5. Queda prohibido no luchar por lo que quieres.

6. Queda prohibido abandonarlo todo por miedo.

7. Queda prohibido no convertir en realidad tus sueños.

8. Queda prohibido no demostrar tu amor.

9. Queda prohibido hacer que alguien pague tus deudas emocionales y el mal humor.

10. Queda prohibido abandonar a tus amigos, no intentar comprender lo que han experimentado, aún en tu ausencia, o llamarles solo cuando los necesitas.

11. Queda prohibido no ser tú ante la gente, fingir ante las personas que no te importan, hacerte la graciosa o el gracioso con tal de que te recuerden, olvidar a todos los que te quieren.

12. Queda prohibido no hacer las cosas por ti misma o mismo, no trazar tu propio destino, tener miedo a la vida y a sus compromisos, no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

13. Queda prohibido echar a alguien de menos y olvidar sus ojos, su risa o su pasado, todo porque vuestros caminos han dejado de cruzarse.

14. Queda prohibido no intentar comprender a las personas, pensar que sus vidas valen más que la tuya, no saber que cada una y uno tiene su senda y su dicha.

15. Queda prohibido no crear tu historia, no tener un momento para la gente que te necesita, no comprender que lo que la vida te da, también te lo puede quitar.

16. Y queda terminantemente prohibido no buscar tu felicidad, no vivir tu vida con una actitud positiva, no pensar en que podemos ser mejores, sentir que sin ti este mundo sería igual.

No suelo leer la Revista de Ana Rosa Quintana, pero el otro día cayó en mis manos y ojeándola, leí este texto que me pareció el casi perfecto Código de la Buena Vida. Espero que a ti también te haya gustado 😉

1

¿Cómo hacer un bebé?

UTENSILIOS E INGREDIENTES:

1 tabla para picar (cama matrimonial o hasta king size)
2 personas de sexo opuesto (insustituible…….)
1 papaya no muy arrugada
1 plátano macho (al gusto)
2 naranjas (se pueden utilizar toronjas)
2 huevos
1/4 oscuro
200 grs. de aguante
Abrazos y besos al gusto.

MODO DE PREPARACIÓN:

Se meten las 2 personas en 1/4 oscuro, se acomodan en la tabla para picar, se amasan durante 20 o 30 minutos a temperatura ambiente y se acomodan besos y abrazos (las naranjas son decorativas por lo que se recomienda escoger las mejores). Cuando esté bien sazonado, se rellena la papaya con el plátano y se agitan los huevos fuertemente durante 20 o 30 minutos (ahí es donde se aplica el aguante) hasta que se forme un turrón, una vez formado el turrón se vierte dentro de la papaya y se saca el plátano (o lo que queda de el). Se deja reposar la mezcla durante 9 meses en el horno y… ya. Cuando esté bien esponjadito se saca al niño y se limpia el molde. Si se desea otro niño se deja reposar el molde durante 40 días antes de preparar otro. Si le gusta cocinar por placer, envuelva el plátano con una cubierta plástica para que no quede ningún residuo…
Así que a …. cocinaaaaar!!!!!!!

0

Una perlita ;)

«Tú eres lo que tu deseo más profundo es. Como es tu deseo, es tu intención. Como es tu intención, es tu voluntad. Como es tu voluntad, son tus actos. Como son tus actos, es tu destino.»

Upanishad

Me encanta la cita, creo que encierra una inmensa sabiduría en muy pocas palabras. Me parece como la clave de la vida de cualquiera de nosotr@s. Es sencillamente perfecta, genial y, probablemente única, a pesar de haber citas muy muy buenas por ahí.

Sed felices y buen@s, incluso cuando no mira nadie 😉

1

¿SiReNa O bAlLeNa?

Hace unos días, en una ciudad cualquiera, un cartel con una joven espectacular en el escaparate de un gimnasio decía así:
‘ESTE VERANO, ¿QUIERES SER SIRENA O BALLENA?’. Dicen que una mujer joven-madura, cuyas características físicas no han trascendido, respondió a la pregunta publicitaria en estos términos:
Estimados Sres.:
Las ballenas están siempre rodeadas de amigos (delfines, leones marinos, humanos curiosos…)
Tienen una vida sexual muy activa, se embarazan y tienen ballenitas de lo más tiernas a las que amamantan.
Se lo pasan bomba con los delfines, poniéndose moradas de camarones.
Juegan y nadan, surcando los mares, conociendo lugares tan maravillosos como La Patagonia, el mar de Barens o los arrecifes de coral de la Polinesia.
Las ballenas cantan muy bien y hasta graban CD’s.
Son impresionantes y casi no tienen más depredadores que los humanos.
Son queridas, defendidas y admiradas por casi todo el mundo.
Las sirenas no existen. Y si existieran harían cola en las consultas de los psicoanalistas argentinos porque tendrían un grave problema de personalidad: ‘¿mujer o pescado?’
No tienen vida sexual porque matan a los hombres que se acercan a ellas, además, ¿por dónde? Así que tampoco pueden tener hijos.
Son bonitas, es verdad, pero solitarias y tristes, además ¿quién querría acercarse a una chica que huele a pescadería?
Yo lo tengo claro, quiero ser ballena.
PD: En esta época en que los medios de comunicación nos meten en la cabeza la idea de que sólo las flacas son bellas, prefiero disfrutar de un helado con mis hijos, de una buena cena con un hombre que me haga vibrar o de un café con pastas con mis amigos.
Con el tiempo, ganamos peso porque al acumular tanta información en la cabeza, cuando ya no hay más sitio, se reparte por el resto del cuerpo, así que no estamos gordas, somos tremendamente cultas.
0

Introspecciones de madrugada

Y es tan fuerte darte cuenta de que lo tienes todo, de que casi nada te falta y que aún así hay veces que deseas todavía más, que no piensas en lo que tienes sino en lo que te queda por tener… Debo estar feliz por lo que he vivido, por lo malo también, si malo se le puede llamar a aquello que me ha servido para ser quien soy. Me refiero no a lo malo que te da la vida, muertes y desgracias similares por enfermedades o cosas inevitables. Porque yo no hace mucho pensé que era bastante desgraciada en muchos aspectos y que había topado con mala gente, pero en realidad, una vez que ha pasado el tiempo y lo veo de lejos, con la perspectiva y la sabiduría que da el tiempo, me he dado cuenta de que tooda esa mala gente, que igual ni siquiera fue tal, me han venido muy bien para ser la que soy y la que he querido ser. Es muy fuerte darte cuenta de que eres justo la persona, la mujer, la amiga, la hija, la hermana, la compañera de clase o la novia que siempre has querido ser, aunque particularmente yo no tengo muy claro si fui o no así, quiero decir si siempre he sido quien ahora me gusta ser. Hubo un antes y un después en mi vida. Muchas veces antes de ese momento decía que tal o tal otro acontecimiento o cambio en mi vida habían marcado eso, un antes y un después, pero ahora puedo asegurar que hasta ese preciso instante no cambió mi vida, porque lo ha hecho y para siempre. Y no cambió poco, cambió sustanciadísimamente. Parece que he estado viviendo para que ocurriese eso. Todo lo vivido anteriormente fue como puro trámite. Cada uno de los años, de los días, de los momentos… eran un simple pasatiempo, eran más bien la manera en que me preparaba la vida o el destino o quienquiera que esté por encima de nosotros y nosotras para afrontar esto. Siempre he deseado escribir la historia de mi vida, desde mi engendramiento hasta la actualidad, poco a poco, lo que sentía cuando iba a párvulos, lo que pensaba cuando cambié de curso y de colegio para ir a primaria, mis cambios corporales, cómo los viví…recoger todo lo que es vivir y dejarlo escrito. Sin duda, aunque todo ha marcado mi forma de ser, tengo claros momentos en mi existencia que son claves para poder decir que soy quien soy y que me gusta ser así y no de otra manera. Es cierto que mucho de lo que somos no lo elegimos, pero otro mucho parece ser que sí. Es cierto también que muchas veces he intentado retener mi forma de ser, no ser así por miedo, supongo, al rechazo, aunque al final no puedes dejar de ser tú, incluso cuando finges por miedo al rechazo, estás siendo tú, porque si haces eso, es porque forma parte de ti, de tu forma de ser, de tu personalidad. También es verdad que una vez que eres como eres, si no te gustas, puedes intentar cambiar o a lo mejor no te gustas, pero al ser tú, decides seguir siendo así, porque eres tú y porque prefieres seguir fiel a lo que eres o bien aunque haya aspectos de ti que cambiarías, te gustan porque son tuyos.