2

“La Ley de Murphy” (Arianna Puello)

Si algo tiene que salir mal así será, solo basta que el destino
prefiera jugar,
no hay mas que bromear para que te tomen en serio,
tener un problema y no encontrar el remedio,
como el moroso que huyo de su cobrador,
solo le basto dar dos pasos, para encontrárselo de frente, ¡vaya fracaso!,
no es casualidad, lo que yo te diga….
es mejor tener un horrible final ,
que tener horrores y horrores sin fin, ¡ sí!,
la experiencia se consigue cuando ya no la necesitas,
entras por una puerta y por la otra se va tu cita,
deseas algo durante toda la vida, y cuando lo tienes ,
ya no lo quieres, siempre es mas fácil hacerlo de forma difícil,
¡di que no! Y luego negocia imbecil,
si buscas no lo encuentras, si hay boli no hay papel,
si hay papel, se va la inspiración, querer echar un polvo y no llevar condón,
si hay tiempo no hay dinero, si hay dinero no hay tiempo,
piensas….
la pesadilla tan solo es de momento, quería sol ,
pero la nube vino, que vamos a hacer, queridos amigos,
así son las trampas del destino.

[Estribillo:]
Aquí haciendo el coro, mientras al mismo llevo el flow, sabes loco…
la ley de Murphy…
Basta que quieras todo, para que te cambie lugar,
manera y modo

Si te encuentras bien, tranquilo se te pasará, l
a ley de Murphy siempre ahí estará, ¡sonrie!
Mañana puede ser mucho peor,
así que disfruta de toda ocasión, ¡vamos!
Vístete despacio si tienes prisa, no querrás llevar rota la camisa,
si quieres un crédito demuestra que no lo necesitas,
las que son faltas el arbitro no pita,
buscas las cosquillas al que no tiene paciencia,
servir un café en un avión produce turbulencias¡ joder!,
sales a la calle y empieza a llover ¡ que va!,
no se trata de una broma pesada,
son las cosas de la vida……..
no pasa nada,
los tipos mas majos acaban no siéndolo, los que viven cerca,
siempre llegan tarde,
los más gallitos son los mas cobardes,
los que planean… no van a parte, y es que to´ los tontos siempre tienen suerte,
y sino …mira el presidente

[Estribillo]

Vayas por donde vayas, siempre es cuesta arriba,
muro construido, muro que se derriba,
te pierdes en tu barrio, no ocurre a diario,
no hay fiesta marcada en tu calendario,
un gordo que se tira del escenario, el publico se aparta ¡¡¡¡ufff!!!
que daño, suena el teléfono, si estas en el baño,
limpias el polvo, ensucias el paño,
las bambas que buscan no están en tu talla,
las apariencias como no engañan, pasada garantía,
aparato que se daña,
acto malo remuerde tus entrañas,
problema verdadero no tiene solución,
porque sino África sería feliz,
la mala hierba mata tu maiz,
pijas no contentas operan su nariz,
y es que todos los extremos al final se tocan,
las oportunidades suelen ser muy pocas,
partir cuantas veces desees una cosa,
aquel gusano se convierte en mariposa,
el culpable siempre es inocente,
el progreso humano destruye el mundo,
los charcos pequeños son los mas profundos,
toda una vida se va en unos segundos

[Estribillo]

Anuncios
0

Con 24 horas al día no nos llega…

Éste es un correo que me enviaron el otro día y que me hizo reír muchísimo, aunque también me hizo pensar en la clase de vida (y el ritmo) que llevamos. En fin, que el texto va para tod@s es@s adult@s contemporáne@s intelecto-neuro-hipocondríac@s…:

Dicen que todos los días tenemos que comer una manzana por el hierro y un plátano por el potasio. También una naranja para la vitamina C y una taza de té verde sin azúcar para prevenir la diabetes.

Todos los días hay que tomar dos litros de agua. (Sí, y luego mearlos, que lleva como el doble del tiempo que llevó tomárselos).

Todos los días hay que tomarse un Actimel para tener ‘L.Cassei Inmunitas’, que nadie sabe lo que es, pero parece que si no te metes un millón y medio todos los días, empiezas a ver a la gente como borrosa.

Cada día, toma una aspirina para prevenir los infartos, más un vaso de vino tinto para lo mismo. Y otro de blanco para el sistema nervioso. Y uno de cerveza, que ya no me acuerdo ni para qué era.

Si te lo tomas todo junto, guarda un Red Bull para el día siguiente, a menos que te dé un derrame cerebral ahí mismo. Si es así, ni te enteras.

Todos los días hay que comer fibra. Mucha, muchísima fibra, hasta que cagues un jersey.

Hay que hacer entre cuatro y seis comidas diarias, livianas, hipocalóricas, sin olvidarte de masticar cien veces cada bocado. Haciendo un pequeño cálculo, sólo en comer se te van como cinco horas.

Ah, después de cada comida hay que lavarse los dientes.

Después del yogurt y la fibra, los dientes; después de la manzana, los dientes; después del plátano, los dientes… Y así mientras tengas dientes, sin olvidar pasarte el hilo dental y enjuague bucal, tras unas correspondientes gárgaras…

Mejor amplía el baño y, mete el equipo de música, porque entre el agua, la fibra y los dientes, te vas a pasar varias horas al día ahí dentro metid@.

Hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que empleamos en comer, veintiuna. Te quedan tres, siempre que no te pille alguna caravana.

Según las estadísticas, vemos tres horas diarias de televisión…y ni qué hablar del ordenador!!!

Bueno, ya no puedes, porque todos los días hay que caminar por lo menos media hora (dato por experiencia: a los 15 minutos ve regresando, si no la media hora se te hace una).

Y hay que cuidar las amistades porque son como una planta: hay que regarlas a diario.

Y cuando te vas de vacaciones, también. Si es que te vas de vacaciones…

Además, hay que estar bien informado. Hay que leer, por lo menos, dos diarios y algún artículo de revista, para contrastar la información.

Ah! hay que tener sexo todos los días, pero sin caer en la rutina: hay que ser innovador, creativo y renovar la seducción. Eso lleva su tiempo!!! ¡Y ni qué hablar si es sexo tántrico!!!

Al respecto te recuerdo: después de cada comida hay que cepillarse los dientes!

También hay que hacer tiempo para barrer, lavar la ropa, los platos y, no te digo si tienes perro o mascota… hijos?!

En fin, a mí la cuenta me da unas 29 horas diarias.

La única posibilidad que se me ocurre es hacer varias de estas cosas a la vez.

Por ejemplo:

Te duchas con agua fría y con la boca abierta, mientras te tomas los 2 litros de agua.

Cuando salgas del baño con el cepillo de dientes en la boca le vas haciendo el amor (tántrico) de pie, a tu pareja, que de paso mira la TV y te cuenta, mientras barres.

¿Te quedó una mano libre? Llama a tus amigos!!! ¡Y a tus padres!!!
Tómate el vino (después de llamar a tus padres te va a hacer falta).

El yogurt  con la manzana te lo puede dar tu pareja mientras se come el plátano con el Actimel.

¡Uuuuf! Pero si te quedan 2 minutos, reenvíale esto a l@s amig@s (que hay que regar como a las plantas), mientras tomas una cucharadita de Magnesio, que hace bien…

Y ahora te dejo porque entre el yogur, la naranja, la cerveza, el primer litro de agua y la tercera comida con fibra del día, ya no sé qué estoy haciendo pero necesito un baño urgente.
Me estoy cagando!!!
Ah, voy a aprovechar y me llevo el cepillo de dientes….

Si ya te he envíado este mensaje y te llega doble, es el Alzheimer, que a pesar de tanto cuidarme no lo he podido combatir.

0

Microrrelato de Fernando Trías de Bes

Es profesor de Esade, conferenciante y escritor. Me encantó este relatillo suyo y he querido colgarlo aquí para quien quiera leerlo:

 

Érase una vez la Decisión, que dijo a todos los que se ponían ante ella que debían escoger un colaborador, pues las decisiones entre dos son más acertadas que las decisiones que toma uno solo. El director, que decidía sobre las organizaciones, se puso un "co" delante y escogió al co-director; el autor, que decidía sobre las novelas y las historias, se puso un "co" y escogió para ayudarle al co-autor; el responsable, que decidía sobre los asuntos importantes, se puso un "co" y escogió para ayudarle un co-responsable. Y la razón, que decidía sobre el destino de los hombres, se puso un "co" y escogió para ayudarle en las decisiones al co-razon. Desde aquel día, los hombres tomaron sus decisiones con la razón y con el corazón: con la lógica y con la intuición.