0

SOY YO QUIEN DECIDE (ajeno)

Un influyente columnista de un diario norteamericano acompañaba en cierta ocasión a un buen amigo a comprar el periódico. Cuando estuvieron delante del quiosco, su amigo saludó al vendedor amablemente. El quiosquero, en lugar de devolver el saludo, le respondió de mala manera y les lanzó el periódico sin casi mirarles a la cara, como si le hubiesen ofendido con algo que desconocían. Su amigo, sin molestarse lo más mínimo, sonrió al airado quiosquero y, sin inmutarse, le deseó que pasase un buen fin de semana.

Cuando se habían alejado unos pasos, el columnista, todavía impresionado por la situación que habían vivido, le preguntó a su buen amigo:” ¿Oye, este hombre siempre es tan desagradable y maleducado contigo?”. A lo que le respondió: “Sí, así es”. Entonces, el periodista preguntó intrigado: “Y tú, ¿siempre le muestras tu cara más amable a este impresentable?”. “Sí, claro”, respondió sin parecerle extraño. “Perdona, no puedo entender por qué actúas así. Yo le habría pagado con la misma moneda”, concluyó el columnista. Y el amigo le respondió: “Sabes qué, no quiero que sea él quien decida cómo me he de comportar”.

Aprendamos de esta historia y no permitamos que la conducta de los otros condicione la nuestra.

Anuncios
2

30 (texto propio)

91182040_155x155_pad

(Imagen sacada de www.cafepress.com)

30 AÑOS. Me gusta la idea de haber vivido la mitad de mi vida en el siglo XX y la otra, en el XXI. He sido testigo de muchos cambios. Considero que, de hecho, mi generación ha vivido el final de lo de antes y la irrupción de lo de ahora. Somos de los 80, mitad analógicos, mitad digitales. Esa es mi sensación.

He vivido toda mi vida en democracia, pero teniendo muy presente cómo era la otra vida porque cuento con padres y abuelos que me han dado buena cuenta de cómo se vivía antes.

Me siento entre dos tierras: la madrileña de nacimiento y la castellano leonesa de raíces. Esto me hace muy proclive a utilizar refranes, dichos y frases hechas que he escuchado siempre en casa. Me dan sensación de sabiduría. Todo ello está basado en la experiencia, aunque odio generalizar, pero soy justa y sé que todo tópico se basa en una realidad, aunque esta haya cambiado ya.

Así pues, creo que siempre estaré “entre dos aguas”, como se suele decir y me gusta. Considero que todo tiene al menos dos versiones y que lo ideal es que tiendan al equilibrio.