EL CAMELLO SIN CUERDA (ajeno)

Estaba a punto de caer el sol y la caravana se preparó para pasar la noche en el desierto. El muchacho encargado de los camellos se acercó al guía y le  dijo: “Señor, tenemos un problema. Hay en total 20 camellos, pero solo tengo 19 cuerdas. ¿Cómo podemos solucionarlo?”.

El guía quiso tranquilizar al joven diciéndole: “No te preocupes, los camellos no son muy listos. Acércate al que ha quedado suelto y haz como si lo atases. Verás que se quedará allí quieto, como si en realidad le hubieses puesto una cuerda alrededor del cuello y las patas”.

Siguió su consejo y, a la mañana siguiente, cuando la caravana volvió a ponerse en marcha, todos los camellos comenzaron a avanzar en fila. Todos, menos uno. “Señor, hay uno de los animales que no quiere caminar esta mañana”, le dijo el chico encargado de la manada al guía. “¿Es, por casualidad, el que se quedó sin soga?”, le respondió. “Sí, ¿cómo lo sabe?”, continuó extrañado el jovenzuelo. “Ve y haz como que lo desatas, porque, si no se creerá que aún está trabado. Por eso no quiere caminar”, le explicó el guía.

Lo mismo le pasa a mucha gente, que son camellos atados sin cuerda porque los límites no los impone la realidad, sino nuestras propias creencias.

Anuncios

2 comentarios en “EL CAMELLO SIN CUERDA (ajeno)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s